20 sept. 2010

Denuncian 28 casos de desnutrición en Formosa


MENORES EN RIESGO
Denuncian 28 casos de desnutrición en Formosa
Gabriel Di Nicola

Corresponden a dos colonias aborígenes
La realidad es desesperante. La situación de los niños de dos colonias aborígenes de Ibarreta, en Formosa, es dramática. Según un relevamiento de profesionales de la salud, 28 menores de edad están desnutridos. Necesitan con urgencia la colaboración de todos aquellos que puedan enviarles alimentos y medicamentos.

Así lo informaron a La Nacion Miriam Uro, una de las enfermeras que atiende a los niños, y un médico, que prefirió que no se publicara su nombre.

Los menores edad desnutridos forman parte de las colonias Pilagá y Toba, en Ibarreta, municipio situado a 204 kilómetros de la capital formoseña.

"Es una realidad de la región, un problema del país que habla de la falta de equidad. A la gente no le alcanza para sobrevivir y no puede alimentarse con leche y carne. Esto genera inconvenientes para formar la masa muscular. Necesitan proteínas", sostuvo a La Nacion el médico.

El caso más dramático es el de un bebe de un año que tiene una desnutrición de tercer grado, pesa 5,5 kg cuando debería llegar a los diez kilogramos. "Es una desnutrición del 46 por ciento", explicó el facultativo.


Hasta principios de 2009, funcionó un comedor comunitario donde los niños recibían un desayuno, un almuerzo, una merienda y una ración para la cena. El lugar era solventado con el aporte económico que llegaba desde una parroquia de Buenos Aires.


"La situación es crítica. Por suerte, los últimos días llegó una importante cantidad de alimentos que donó gente solidaria", contó Uro.


Según la enfermera, el problema de la falta de alimentos no es el único inconveniente de los niños de las colonias Pilagá y Toba. "Hay chicos que sufren de varicela y, por las malas condiciones del agua, muchos tienen diarrea y sufren vómitos", sostuvo Uro.

Bajo peso

Otros profesionales de la salud consultados por La Nacion afirmaron que desde el poder político les prohibieron hablar de desnutrición. "Nos dijeron que tenemos que hablar de problemas de bajo peso", contó una de las personas que tiene contacto diario con los niños.

La Nacion intentó comunicarse con voceros de la gobernación de Formosa, pero las llamadas no fueron respondidas.

"No llega la ayuda como debería", afirmó Uro. Según pudo saber La Nacion, a las colonias Pilagá y Toba llegan los programas Remediar, que dependen del Ministerio de Salud de la Nación, y Nutrir Más, que es financiado por el Ministerio de Desarrollo de la Nación.

"Pero la realidad que vivimos hace que no sea suficiente toda la ayuda que llega", aseguró el médico.

Los personas o empresas que puedan ayudar con alimentos o medicamentos (elementos de primeros auxilios, remedios antitérmicos y antifebriles, entre otros) se pueden comunicar con el grupo de voluntarios Qanaytaq en el correo electrónico: qanaytaq@gmail.com y por el 4790-1449.

El grupo Qanaytaq viaja periódicamente a Ibarreta desde Buenos Aires para colaborar con las colonias.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: