12 may. 2012

ONU: Enlace Continental demanda crear Relatoría Especial sobre Mujeres Indígenas

Servindi, 12 de mayo, 2012.- El Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas (ECMIA) instó a las Naciones Unidas a establecer una Relatoría Especial sobre Mujeres Indígenas que les permita poner de manifiesto la situación de inequidad, discriminación y falta de derechos que viven las mujeres y niñas indígenas. ¿Qué es un Relator Especial? El título de Relator Especial es un título otorgado a los individuos que trabajan en representación de las Naciones Unidas y que cumplen con el mandato específico otorgado por la ex Comisión de Derechos Humanos de la ONU de investigar, supervisar y sugerir soluciones para los problemas de derechos humanos en países y territorios determinados (mandatos por país), o violaciones específicas a los derechos humanos en todo el mundo (mandatos temáticos). Los Relatores Especiales tienen la capacidad de responder rápidamente a los alegatos de violaciones de los derechos humanos en cualquier lugar del mundo y en cualquier momento. Pueden recibir distintos nombres: representante, representante especial o experto independiente. Los relatores con mandato son independientes, no son subvencionados por las Naciones Unidas y permanecen en sus funciones personales por un período máximo de seis años. El pedido se realizó esta semana durante el Undécimo Período de Sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas que se lleva a cabo en Nueva York. Un reporte de un grupo internacional de expertos fue presentado al igual que un estudio, aún en desarrollo, del Foro Permanente sobre este tema. Ambos se basan en el artículo 22 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas el cual afirma los derechos y necesidades especiales de la mujer y la niñez indígena. “Si bien en años anteriores reconocimos los esfuerzos desplegados en cuanto a la suscripción de los convenios y tratados internacionales por nuestros diferentes Estados y nuestra inclusión como actores dentro del diseño de políticas, al día de hoy el balance es poco alentador”, afirmó Tarcila Rivera, activista quechua de Perú y Coordinadora del ECMIA. Rivera señaló que una de las principales formas de violencia en la que incurren los Estados contra las mujeres y niñas indígenas son los procesos educativos asimilacionistas que no contemplan su identidad étnico-cultural. “Esto las hace más vulnerables a diferentes formas de violencia psicológica, sexual y física” indicó. “Lo anterior también se manifiesta en los diferentes servicios implementados por los Estados, en particular el de salud en donde aún no se desarrolla tampoco una práctica intercultural” dijo Tarcila. “Los usos y costumbres en la forma de llevar la gestación y recibir el alumbramiento quedan relegados del sistema oficial y nos encontramos con maltratos y comportamientos que no contribuyen a tener una sana maternidad”, prosiguió. Con más de 16 años de existencia, el ECMIA es una red de organizaciones indígenas, presentes en alrededor de 20 países del continente, cuyo objetivo es fomentar la participación y visibilidad de las mujeres y los jóvenes como actores protagónicos en la defensa y ejercicio pleno de sus derechos y el de sus pueblos. El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU es un organismo asesor del Consejo Económico y Social, con el mandato de examinar las cuestiones indígenas relacionadas al desarrollo económico y social, la cultura, la educación, la salud, el medio ambiente y los derechos humanos. servindi.org

No hay comentarios: