30 ene. 2014

Dos integrantes de la comunidad Toba Qom visitan la ciudad

Los Amigos Solidarios recibieron una grata sorpresa la semana pasada, cuando dos integrantes de las familias Tobas Qom que viven en Villa Río Bermejito, viajaron unas 13 horas para visitarlos y conocer Gualeguaychú, esa ciudad que tantas alegrías les viene dando desde hace casi cinco años.
Dos integrantes de la comunidad Toba Qom visitan la ciudad Aquí visitaron el Parque Unzué, navegaron por el río, visitaron playa Ñandubaysal, conocieron el Carnaval del País y compartieron vivencias con los integrantes de Amigos Solidarios, no solo de la ciudad sino que también visitaron Larroque, Caseros y Concepción del Uruguay. Marcelo y Vicente, dos padres de familia de las comunidades Tobas Qom que viven en Villa Río Bermejito (paraje La Pelolé) del Impenetrable Chaqueño, llegaron el pasado jueves a la ciudad. Viajaron desde allí, pura y exclusivamente para visitar a sus amigos de Gualeguaychú, los integrantes de la agrupación Amigos Solidarios -como los conocemos aquí-, y para dar las gracias a toda la comunidad; por todo lo que siempre han colaborado y que tanto bien les ha hecho. Un gran gesto de parte de estas familias que si bien viven en condiciones humildes y con muchas necesidades básicas insatisfechas, saben valorar la amistad y los lazos de hermandad que han logrado tejer con los jóvenes gualeguaychuenses. La visita Marcelo es casado con Sandra y tres chicos (Federico Exequiel, Florencia Pilar y Ulises) y Vicente es casado con Josefina y tiene siete hijos y dos nietos (Jorge, Fátima que ya tiene un hijo: Luis; Claudia Marisel, María Cristina, quien también tiene una hija Ana Paula, Fernando Domingo, Ana Sofía y Dante Gonzalo. Ellos viven junto a otras familias en Villa Río Bermejito, paraje La Pelolé y el jueves de 23 de enero se embarcaron en la gran aventura de visitar Gualegauychú, traídos por Cristian un integrante de Amigos Solidarios. Según explicó Cristian, los Amigos Solidarios les habían prometido que los buscarían para que conozcan su ciudad. Y así fue. “Es la primera vez que estamos en una ciudad grande”, dijo con timidez Marcelo en referencia a Gualeguaychú. “Tenemos una amistad con ellos, con Cristian y con Nico… son lo más grande que hay”, dijo a su turno Vicente. Consultados sobre qué era lo que más les había gustado de nuestra ciudad, a sabiendas que nunca habían salido del Impenetrable Chaqueño, los entrevistados resaltaron: “la atención de la gente” y por sobre todas las cosas “nos sorprendió mucho el agua que hay acá… allá es muy escasa el agua”, recordaron. “Cuando llueve aprovechamos porque se llenan los aljibes y además está el pozo que hizo la agrupación de la señora Patricia Soza”, explicaron. “Además acá llueve mucho –indicaron-“, y a modo de pensamiento que se deja salir voz alta, aseguraron: “hay que cuidar mucho el agua porque es una fuente divina, como decimos allá. Sin agua no se puede vivir”. En donde viven estas familias llueve con suerte, unas cuatro veces al año y cuando llueve es tal la sequía existente que el agua nunca alcanza. Poseen aljibes en donde se acumula el agua de lluvia y un solo pozo. Un río Marcelo y Vicente conocieron Ñandubaysal y así contaron su experiencia junto al río. “Ellos nos invitaron a ir y nos invitaron a que nos tiremos al río… Nosotros estábamos en la playa y cuando lo miramos le dijimos que estaba muy mal esa agua”, indicaron con su tonada propia. “Se ve que hay humo, está contaminada. Nosotros conocemos en el agua, en el viento y en el sol y las estrellas, cuando están bien y cuando no… nos damos cuenta aquí –dijo Vicente, señalando su corazón-, en el espíritu y la relación que tenemos con ellos”, explicó. “También visitamos nuestros amigos de Larroque, Caseros y Concepción del Uruguay”, señalaron. “Queremos agradecer a todos que nos siguen ayudando, no sólo a mi y a mi compañero sino a todo el pueblo y a los niños, que son los que más necesitan”, destacaron con un agradecimiento nacido desde el corazón. “Hay chicos que no tienen nada, ni mamá ni papá y cuando llegan ellos y por ahí con sólo una cajita de papas fritas están re contentos… porque si no fuera por ellos no se que sería de nosotros”, se lamentó Vicente. “Nico y Cristian son dos personajes y los valoramos mucho. Lo que nosotros más queremos decir es que la amistad con estos chicos nos trae alegría y armonía y eso es lo que valoramos”, trasmitieron en referencia a los dos jóvenes que los acompañaron a EL ARGENTINO ayer por la tarde. Además, reconocieron que el Carnaval “nos encantó… nos quedamos hasta que no había más luz”, indicaron entre risas debido a que se retiraron del Corsódromo cuando las luces se apagaron. “Tienen una ciudad muy rica. Nosotros decimos que acá Gualeguaychú es multifrutal, porque tienen muchas especies frutales, muchas verduras, mucho verde”, dijeron con sorpresa ya que en su paraje el paisaje es más bien seco. Los Amigos Solidarios planean viajar en 2014. Cabe recordar que el primer viaje, fue en 2010, ese año fueron cuatro personas las que se embarcaron en esta aventura de conocimiento y compromiso. La segunda experiencia superó a la primera en cuanto a integrantes y donaciones y cada año la cantidad de Amigos fue en aumento. http://www.diarioelargentino.com.ar

No hay comentarios: