30 sept. 2013

Familias aborígenes recibieron títulos de propiedad

Los derechos naturales de los pueblos originarios fueron revalidados por el municipio local al materializarse la entrega, a 49 familias de los barrios Toba y Chelliyí, del título de propiedad que las caracteriza como dueñas del espacio que habitan. Conforme al principio que reconoce a los aborígenes como los primeros habitantes de estas tierras, el Municipio de Resistencia posee una normativa a través de la Ordenanza 7981, la que estipula que dicho trámite de entrega de terrenos debe ser gratuito para las comunidades originarias, por lo que las autoridades comunales presentes –encabezadas por la intendenta Aída Ayala-celebraron este acto como una forma de enaltecer el papel de los ciudadanos con descendencia aborigen. En el acto de entrega de los 49 títulos estuvieron presentes la jefa comunal y el presidente del Concejo Municipal Eduardo Siri, las concejales Alicia Ogara y Liliana Godoy; los secretarios comunales de Coordinación de Gabinete Ebe Arechavala, de Desarrollo Social Patricia Kaenel, de Economía Fernando Novo, de Desarrollo Humano Olga Saporitti, de Obras Públicas Oscar Bonfanti; el secretario del Concejo Municipal Raúl Parra; subsecretarios y coordinadores; y Marta Pereyra y Carlos Leunda por parte de la Caja Municipal. Acompañaron también el presidente del Consejo Consultivo de Pueblos Originarios, Antonio Patricio, los vecinos Claudio Ojeda y Ofelia Silvestri (unos de los primeros habitantes de la zona) y los personajes animados del grupo G-20 que hicieron las delicias de los más chicos. Sentido de pertenencia “Este es un día trascendental para todos ustedes y nosotros, porque vemos que, entre todos, los sueños finalmente se concretan. No podemos más que agradecerles por confiar en los funcionarios municipales que realizaron estos trámites que, si bien son largos, forman parte del trabajo silencioso y profundo de la Municipalidad”, destacó la intendenta Ayala, al tiempo que indicó que cuando el ciudadano tiene algo tan preciado como su tierra propia, “logra poner en práctica su sentido de pertenencia, ya que, si algo es suyo, lo cuida”. Previo a la bendición que ofreció el pastor Roberto Calé a todos los presentes, Julio Castillo –un emocionado vecino- refirió unas palabras en su idioma aborigen, remarcando que no iba a “olvidar que este 28 de septiembre recibí mi título de parte de la intendenta Aída Ayala”. Próximas entregas De la misma manera en que se desarrolló este acto, se hará lo propio con otros barrios poblados por descendientes aborígenes para concretar una efectiva reparación histórica, acción que tendrá lugar en las comunidades barriales de Camalote y Mapic. Asimismo, avanzan los trabajos para la entrega de títulos a más de 500 familias que viven en el sector denominado “La Isla” de Villa Rio Negro. www.diarionorte.com

No hay comentarios: